Diferencias entre mandarinas y clementinas

Diferencias entre mandarinas y clementinas

¿Cuáles son las diferencias entre mandarinas y clementinas? Mucha gente piensa que las mandarinas y las clementinas son la misma fruta, o que las clementinas son una variedad o tipo de mandarinas. Esto no es del todo cierto.





Ambas son cítricos de la misma familia de las rutáceas y comparten muchas características comunes. En realidad la clementina es un híbrido entre mandarina y naranja amarga. Es un cítrico diferente aunque entre ellas haya numerosas similitudes. En algunos países no se las diferencia y se les llama por igual a unas y otras.





Las diferencias entre mandarinas y clementinas se pueden esquematizar de la siguiente forma:





  • Origen. Mientras las mandarinas se cultivan desde hace más de 2000 años y son originarias de Oriente Medio, las clementinas comenzaron a cultivarse a principios del siglo XIX, en Argelia, al cruzarse el polen de un mandarino y un naranjo por un religioso llamado Clemente, de ahí el nombre de esta variedad.
  • Tamaño. Si ambas son cítricos más pequeños que la naranja, en el caso de las clementinas es menor que la de las mandarinas.
  • Sabor. Las clementinas son más dulces que las mandarinas, además su sabor es diferente. En la clementina recuerda a algunos tipos de naranjas. El sabor de la mandarina es más aromático e intenso.
  • Piel y semillas. Otras de las diferencias que existen entre estos dos cítricos se encuentra en la piel, ya que el de las clementinas es más fino y es mucho más fácil de desprender porque están menos pegadas a la carne o pulpa que en las mandarinas. Por otra parte la cantidad de semillas o pepitas en el caso de las clementinas es mucho menor que en las mandarinas y en la mayoría de los casos ni existen. Las clementinas son frutos sin semillas.
  • Color y segmentos. Existen diferencias entre la pulpa de las mandarinas y las clementinas. En las primeras la carne es más anaranjada y brillante mientras que en las segundas se torna amarillenta y es más clara. En cuanto al número de gajos o segmentos en el caso de la mandarina siempre son nueve, mientras que en la de las clementinas varían entre ocho y doce gajos por fruto.
  • Temporada. El periodo de recolección de las mandarinas comienza en octubre mientras que el de las clementinas es a principios del invierno. Además en el caso de las clementinas la temporada dura menos.




En cuanto a si existen diferencias desde el punto de vista nutricional entre ellas se puede decir que son tan parecidas en sus componentes y la proporción en los que se encuentran que no hay disparidad en este aspecto. Lo que sí es cierto es que tanto las mandarinas como las clementinas aportan numerosos beneficios a la salud debido a las propiedades que poseen y el comer una u otra es solo cuestión de cuál se prefiera.



Älterer Post Neuerer Post

Hinterlassen Sie einen Kommentar