Propiedades y usos del calamondín

Propiedades y usos del calamondín

Origen

El calamondín es un híbrido, probablemente entre mandarina y Kunkuat o Kumquat (un naranjo enano del que ha heredado en parte su tamaño). El calamondín es originario de China, como la mayoría de los cítricos, y es llevado posteriormente a Filipinas e Indonesia. Actualmente está extendido por todo el sur de Asia y Malasia, y es muy popular en las Islas Hawái, Las Bahamas y Centroamérica. A principios del siglo XX llegó los estados de La Florida y Texas, desde donde se popularizó y expandió al resto de los Estados Unidos. Es por tanto un arbusto muy viajero, y en los últimos años Israel lo cultiva con fines de exportación al mercado europeo.

El fruto del calamondín es redondeado, en su forma recuerda a la mandarina, aunque más pequeña ya que los ejemplares suelen medir unos 3 centímetros de diámetro; también se le asemeja en el sabor pero en el calamondín es más ácido y de menor intensidad. Su piel es muy fina una vez haya madurado y es comestible, más dulce que su pulpa que resulta un tanto amarga al paladar. Esta circunstancia de su piel, unido a la poca cantidad de semillas que posee hace que pueda comerse entero, disfrutando del contraste en la combinación de sabores: piel dulce y pulpa ácida y amarga.

El calamondín en la gastronomía

Zumo

Sus características han aportado interesantes sabores a los platos. El zumo de calamondín es el del cítrico más consumido en las Islas Filipinas. Pero no solo su jugo se usa para condimentar y elaborar recetas, el fruto entero es aprovechable para este fin.

Este zumo de calamondín se utiliza bastante en la comida asiática, empleándose para sazonar aves y pescado, incluso carne de cerdo. También sus gajos son apreciados como acompañamiento a carnes y mariscos proporcionando una mezcla de sabores muy sugerente, ya que además de su sabor a mandarina contiene notas de piña, guayaba y limón.

Si se deshidrata su piel y tritura, el polvo resultante junto con sal es una especial y original manera de condimentar la carne. Hasta sus hojas se utilizan en la cocina asiática, por ser un excelente aromatizador de platos. Su uso en repostería es extenso, donde se le da el mismo tratamiento que a naranjas, limones, limas y otros cítricos, aunque los contrataste de sabores que posee aportan una sensación única a los postres. Tartas, dulces, cremas, pasteles o mermeladas son solo ejemplos donde el calamondín puede lucirse a su gusto en cuanto a repostería se refiere.

Mermelada

La mermelada de calamondín merece una mención aparte. No se comercializa, por lo que habrá que hacerla en casa pero su dificultad es poca. Algunas son tan fáciles de preparar que solo tienes que añadir a los calamondines la ralladura y el zumo de un limón, azúcar y seguir las indicaciones. El resultado será una mermelada completamente ecológica y 100% natural. Otra posibilidad es hacer una mermelada mixta con algún otro cítrico como la naranja o la mandarina. Hay recetas de cocina confeccionadas a partir del uso que se le puede dar a la mermelada en la elaboración de platos.

Algunos de estos con base en la mermelada de calamondín se pueden preparar en tan solo 15 minutos y su resultado es muy sabroso. como ejemplo están las empanadillas de calamondín; bocados de calamondín, tostas de ajo con mermelada de calamondín y queso de cabra gratinado….y otros que necesitan algo más de tiempo para su elaboración pero que por otra parte son muy fáciles de hacer como el pollo asado con mermelada de calamondín, salmón con mermelada de calamondín y nueces o la tarta de queso con mermelada de calamondín.

Sorbetes y helados

Se puede usar para elaborar sorbetes, helados, tés cócteles y refrescos. Existe el llamado agua de calamondín, que podemos hacer en nuestra cocina y que se trata de una bebida que se elabora a partir de la pulpa de este fruto (se le quita la piel con cuidado, ya que es muy fina) y se licúa junto con agua añadiendo azúcar si se desea y añadiendo más agua una vez estén los ingredientes bien mezclados. Es muy refrescante si se sirve en frío o con hielo, y superfácil de hacer. En estos casos, en su uso para hacer bebidás y refrescos una de las formas de conservarlo y usarlo es machacando su pulpa para posteriormente hacer cubitos en una cubitera y congelarlo; luego usarlos como si cubitos de hielo se trataran añadiéndolo a las bebidas.

Propiedades y beneficios del calamondín.

Su vitamina C nos fortalece el sistema inmunitario, resultando eficaz para combatir resfriados y procesos catarrales además de prevenirlos. También es muy eficaz para aliviar la tos. En países como Malasia se prescribe combinado con la pimienta para expulsar la flema del tracto respiratorio. Es antiflogístico o antiinflamatorio. Su jugo puede aplicarse sobre el cuero cabelludo después del champú ya que promueve el crecimiento del cabello y alivia la comezón, incluso puede elaborarse champú casero aplastando su fruto y combinándolo con alguna corteza jabonosa.

Tanto en zumo como con pulpa posee propiedades desintoxicantes por lo que es de gran ayuda para depurar el organismo. Ayuda a combatir la tensión alta, favoreciendo así la circulación de la sangre y evitando problemas cardiovasculares. Blanquea pecas y manchas en la piel.

En la piel

Aplicando su jugo directamente sobre la piel calma la picadura de mosquitos y otros insectos disminuyendo su irritabilidad. Su zumo en caliente, ligeramente diluido en agua, actúa como un suave laxante y favorece la digestión por su contenido en ácido cítrico. El destilado de sus hojas proporciona un aceite con efectos carminativos, es decir, favorece la expulsión de gases acumulados en el intestino.

Combate el acné común, regulando el sebo o grasa de la piel. También es indicado en la higiene intima femenina, ya que elimina la irritación o picor vaginal. Posee aplicaciones distintas al cuidado de nuestro cuerpo y salud. Una de ellas es que se puede usar como lejía o base de ella para eliminar la tinta de las telas.

Cuidados del calamondín.

El calamondín es un árbol frutal injertado, de crecimiento rápido y con un periodo de vida bastante largo, siempre que se le administren algunos cuidados. Solo hay que prestar atención a algunos aspectos.

Ubicación y luz

En cuanto a la ubicación, si lo tenemos al exterior debe ser un sitio al que le dé plena luz , y si no es posible en semisombra (aunque en este caso crecerá menos y dará menor cantidad de frutos). Si lo tenemos en una habitación debe ser en una que reciba mucha luz natural.

En verano habría que evitar el pleno sol para que no se seque. En invierno, las temperaturas que van entre 12 y 18 grados son las adecuadas. Temperaturas más bajas le afectan frenando su crecimiento y haciendo que se le caigan las hojas.

Sustrato o suelo

Tanto si está en un jardín como en el interior es importante que la tierra tenga buen drenaje, sin que permita encharcarse, por eso se puede mezclar la tierra con arena de rio.

Aunque en el suelo solo crece en países de clima tropical y mediterráneo, también se pueden cultivar en una maceta. En este caso ni quiera es necesario tener un jardín o patio, ya que en el balcón o incluso en el interior de la vivienda es posible su cuidado. Por esto último se le suele denominar el naranjo de pisos o apartamentos, y su tamaño pequeño también es una ventaja. Posee unas bonitas y perfumadas flores blancas, que unida a su producción de calamondines hacen interesante el hacerse con un ejemplar en casa.

En maceta

El calamondín en maceta se comercializa en distintos tamaños, variando su precio en función de ello. Por tener una idea diremos que los ejemplares de entre 15 o 20 centímetros no llegan a los 20 euros, y los que alcanzan entre 40 a 60 oscilan entorno a los 50 euros. Pueden tener a la vez flores y frutos simultáneamente, y lo mejor es que, al menos en el caso de las flores esto es así durante un largo periodo de año. También podemos plantar un esqueje anteriormente enraizado, aunque habrá que tener algo de más paciencia para degustar los calamondines, ya que los frutos empiezan a producirlos a los dos años. Los arbustos se pueden adquirir en invernaderos (no todos los cítricos crecen en estos lugares) con la ventaja que conlleva el poder elegir tu propio calamondín.

O también se puede comprar en tiendas online. Se da la circunstancia de que lo podemos encontrar en alguna que otra gran superficie de venta de productos para el hogar y para la decoración.

Riego del calamondín

Hay que diferenciar la época del año ya que en verano se debe hacer entre tres y cuatro veces por semana mientras que en invierno es suficiente con una o dos veces.

Abono

Al ser sus frutos comestibles es importante que el abono sea orgánico, tanto si son líquidos (como el guano) como si es en polvo (humus de gusano, estiércol de caballo, etc.). Debe hacerse desde la primavera hasta el otoño. Una forma de evitar que se le caigan los frutos en invierno antes de que maduren es proporcionándole durante esta estación un abono rico en hierro, potasio y zinc.

Viendo las distintas utilidades que tiene ¿Qué más podemos pedirle al calamondín? Es un bonito arbolito que se puede tener en un balcón o en el interior de la vivienda y no necesita cuidados muy expertos para su mantenimiento; que adornan el espacio con sus florecitas blancas que además aromatizan y perfuman el ambiente; que nos regala un fruto que podemos utilizar enteramente en la cocina, en la elaboración o condimento de bebidas, postres o comiéndolos enteros, con piel y todo ¿le podemos pedir que aporte beneficio a nuestra salud? Pues en el caso del calamondín …así es.

Poda del calamondín

Es importante ir eliminando las ramas enfermas o débiles y la época para hacerlo es en primavera, cuando haya pasado el riesgo de heladas. Hacer una buena poda permite que su copa tenga una bonita forma aunque para ello se necesita algo de experiencia.

Una buena forma de dirigir su crecimiento es sujetando las ramas con un alambre especial que no lastime el tronco.

Plagas y enfermedades

En cuanto a los problemas o enfermedades que puedan contraer el árbol del calamondín no son muy numerosos.

La araña roja o la mosca blanca se tratan pulverizando la zona con el acaricida o insecticida adecuado. La araña roja amarillea la hoja y le provoca pequeñas picaduras, mientras que la mosca blanca se alimenta de la savia.

Una forma de evitar que coja alguna de estas plagas es mantenido sus hojas limpias, incluso el envés; y en el caso de tener la planta en interior es importante que tenga buena ventilación.

Si se observa que las raíces se están pudriendo es por exceso de agua. Es importante que la tierra se seque entre riego y riego para que esto no ocurra. La podredumbre de las raíces traerá como consecuencia la aparición de hongos por lo que será necesario tratar a la planta con un fungicida.

Cuando el calamondín se cria en maceta no se le debe de poner sobre un plato. O, de hacerlo, colocar en él grava para que de esta forma aísle el agua sobrante de la base de la maceta al regalarla.


Newer Post

Leave a comment